Vortice

Vortice

martes, 9 de abril de 2013

(5)


Flota en el cielo la quietud dormida,
en un mundo muerto
de silencio imperante,
de simetría enfermiza,
el viento es una amenaza constante,
la soledad dejo victimas,
ahora busca cautivos.

La creación se halla desfigurada.
mis palabras nadan en dolor y orgullo.
Condenado estoy a escribir sin tinta mi final.
La perla de mi alma ahogada en una copa de vino.
La miseria resulta hermosa pidiendo ayuda.




1 comentario:

  1. Me gustó mucho el poema. Tiene algo que me gusta de algunos poemas: que es desmontable: está hecho como de trozos que ya de por sí se paran sobre sí mismos, son como pequeñas unidades coherentes en sí mismas. Esto sucede con mucha buena poesía antigua, como la de Anacreonte y Safo, y la de los árabes de la "Época de la ignorancia", como Shanfara e Imrul Qays, así como también con la poesía de Shakespeare (en los sonetos sobre todo) y Sor Juana Inés de la Cruz. Pero en la poesía esto no es general. Hay poemas que no puedes citar ni un verso que no necesite el contexto; si lo sacas, es como un pez fuera del agua. Es bueno el contexto, pero debes ser capaz de vivir fuera de él.

    ResponderEliminar